Pueblo chico, infierno grande

“Allanamientos ordenados por el Juez Federal en Buenos Aires, Santa Fé y Puerto Piray ponen al descubierto red de secuetradores y tratantes de blancas. Aunque se incautó material fotográfico y archivos que revelan el accionar de los delincuentes no hay detenidos. Sin embargo la Policía cuenta con datos ciertos sobre el cabecilla de la banda, presunto asesino de media docena de prostitutas, y tienen identificado su automóvil. Volveremos en media hora con más información. No deje de sintonizar Radio Misiones en el 98.5 de su dial”

La noticia alteró visiblemente a Iván quien apagó la radio con un gesto de rabia. Había logrado poner muchos kilómetros de distancia entre su última víctima y él, pero no le fué suficiente. En un pueblo tan pequeño su única alternativa era escapar lo antes posible hacia el río y cruzar hacia el otro lado de la frontera. No le sería difícil parecerse a los lugareños ya que hablaba portugués con fluidez. Tal vez la suerte esta vez estaba de su lado y aprovecharía la intensa bruma que lo cubría todo y alcanzaría su meta poco después del amanecer.

Su última fechoría fue birlarle la bicicleta al recién mudado afilador mientras dormía. Nunca supo explicar porque contuvo su sed de sangre y no degolló al pobre hombre. Tal vez fué la prisa por huir. Quien sabe. Confiado en que nadie notaría a un obrero en bicicleta tomó el camino de tierra que cruzaba el centro del pueblo. No tuvo tiempo de festejar su triunfo. Tres policías de paisano lo emboscaron al llegar al puente. La vieja comadrona del pueblo fue quien un rato antes, mientras le pasaba el mate, a su sobrino el comisario comentó con tono malicioso: “para ser afilador el hombre pedalea muy torpemente y demasiado silencioso…”

Ironías del destino, que por la simple observación de una anciana pueblerina finalmente la Policia Científica de la lejana capital pudo relacionar a Ivan un trozo de tela de su camisa, un cabello en el lavabo y el ADN de aquella sangre sobre el parquet...

4 comentarios:

  1. Muy bueno Justi.
    breve como me gusta.
    Excelente!

    (la imagen no puedo verla no se si es mi pc o hay problemas para subirla)

  2. M. J. Howlin dijo...

    Che, yo tampoco puedo ver la foto, al menos desde mi celu. Cortito y efectivo. Me gustó.

  3. Justiciero dijo...

    Gracias Lala!, la brevedad no es mi fuerte, pero en este caso el texto es un "microcuento".

    Me alegro que te gustara Mauricio!

    Sobre la imagen no sé que deciros

  4. Pobre Iván, no se puede confiar en nadie...
    Beso!

    PD: io tampoco veo la foto...

Publicar un comentario